Noticias Además del vínculo a otros titulares FESPAU también te cuenta qué ocurre en primera persona.
Autism in Pink
  • Reconstrucción 3D de un parche defectuoso (círculo de trazos) que se encuentran dispersos en ciertas capas de tejido cerebral de formación prenatal en niñas-os afectadas por autismo.

  • Fecha: 30 Mar 2014
  • Entidad(es): Autism Speaks, Universidad de California - San Diego (USA)
  • Website: www.autismspeaks.org

Video explicativo

Evidencia directa de que el autismo empieza en el desarrollo prenatal

Investigadores encontraron patrones comunes de alteraciones en el desarrollo prenatal del cerebro, se propone que la intervención temprana puede ayudar a compensar el cerebro

Los investigadores dicen que han encontrado evidencias claras y directas de que el autismo comienza durante el desarrollo prenatal del cerebro. Video cortesía del UC-San Diego Health System

Un nuevo estudio proporciona evidencias físicas de que el Trastorno del Espectro Autista (TEA) tiene su raíz en el desarrollo prenatal. La investigación, apoyada en parte por Autism Speaks, aparece online en el New England Journal of Medicine

Los investigadores estudiaron tejidos cerebrales post-mortem donados de 11 niños-as que habían sido diagnosticados con autismo y de 11 niñas-os no afectados. En 10 de cada 11 casos de TEA, encontraron parches recurrentes de desarrollo anormal en capas de la corteza cerebral que se forman durante el desarrollo prenatal. Por el contrario, encontraron los parches en sólo 1 de los 11 niños-as sin afectación de autismo

“El hallazgo de que estos defectos ocurran en parches en lugar de a lo largo de toda la corteza da esperanza a la vez que una visión,” dice el autor principal Eric Courchesne, de la Universidad de California, San Diego. Las terapias de intervención temprana para el autismo podrían ayudar a que los cerebros de los niños-as se “recableasen” para eludir los parches defectuosos, propone el Dr. Courchesne. Investigaciones futuras podrán avanzar en el entendimiento de cual es la mejor manera de promover dicha mejora.

“Este estudio es un primer ejemplo de cómo preciadas donaciones de tejidos, avances tecnológicos en herramientas neurocientíficas y un montón de trabajo duro realizado por investigadores con talento pueden hacer que brille la luz sobre las raíces biológicas del autismo,” comental Dan Smith, Director Jefe de descubrimientos en neurociencia en Autism Speaks. “Numerosos estudios de imágenes cerebrales han revelado que los TEA pueden afectar al funcionamieno del cerebro. Pero este estudio nos lleva a un nuevo nivel al centrarlo en los cambios que se dan en los primeros momentos de vida en los bloques fundamentales de construcción del cerebro

La evidencia física de cambios tempranos en el cerebro también respalda a un creciente grupo de investigadores que vinculan el aumento en el riesgo de autismo a procesos controlados genéticamente y a las influencias ambientales que afectan al desarrollo cerebral prenatal

Un patrón único de cambios prenatales “El hallazgo más sorprendente fue la similar patología de desarrollo temprano en casi todos los cerebros con autismo”, dice el co-autor Ed Lein, “especialmente dada la diversidad de síntomas en aquellas personas afectadas de autismo, así como las causas genéticas extremadamente complejas del trastorno.”

El equipo encontró parches anormales en la corteza cerebral frontal y temporal. La corteza frontal está asociada con la comunicación compleja y habilidades sociales. La corteza temporal está asociada con el lenguaje.

El estudio también produjo un modelo cerebral tridimensional de los parches que fallan a la hora de desarrollar las capas celulares en el patrón normal (ver imagen).

Durante el desarrollo temprano del cerebro, cada capa cortical desarrolla un tipo específico de células cerebrales con patrones específicos de conectividad que desempeñan roles únicos en el procesamiento de la información, explica el Dr. Courchesne. En el proceso, cada tipo de célula cerebral y la capa de tejido adquiere una firma genética distinta. Los investigadores usaron estas marcas genéticas (y su ausencia) para construir su modelo 3D del desarrollo normal y anormal de las capas del cerebro.

El tejido cerebral donado que ha hecho posible este estudio vino, en parte, del Programa de Tejidos con Autismo de Autism Speaks. El programa forma parte actualmente de un nuevo banco colaborativo de tejidos llamado BrainNet.

“Es muy importante hacer hincapié en el papel fundamental de los tejidos cerebrales donados que permite a los investigadores encontrar respuestas a preguntas sobre el desarrollo cerebral,” dice Rob Ring, director científico. “Investigaciones basadas en tejidos como esta sólo pueden ocurrir cuando las familias hacen esta donación última en plena tragedia. Con su generosidad, podemos ayudar a garantizar que estos recursos permanezcan disponibles para investigaciones de vanguardia como esta.”

Actualmente, Autism Speaks está financiando la siguiente investigación sobre los descubrimientos de equipo a través de una beca postdoctoral Meixner en Investigación Translacional para Haim Bellinson, en la Universidad de California, San Francisco. El estudio publicado hoy fue apoyado por una beca de investigación para el Dr. Courchesne desde Autism Speaks, así como financiado por Simons Foundation, Peter Emch Familiy Foundation, el Thursday Club Juniors, la UCSD Autism Center of Excellence y el Allen Institute for Brain Science.

Tags: Science, autism, autism research, Autism Speaks, Autism Spectrum, Autism Tissue Program, brain research, BrainNet, Dan Smith, Daniel Smith, Early Intervention, Eric Courchesne, Meixner Postdoctoral Fellowship in Translational Research, postmortem brain donation, prenatal brain development, Rob Ring, Robert Ring, what causes autism?

2012 FESPAU - Confederación Española de Autismo.